La posición profética de la Relación: Las dos Trinidades como modelo de amor dinámico